sábado, 10 de octubre de 2020

SOBRE LECTORES Y LEER

 

 


¿Qué se entiende por ser lector?

Esta es una pregunta bastante difícil porque el acto de leer en sí mismo entraña una serie de procesos complejos.

Pero vamos a comenzar con las respuestas a esta pregunta en una encuesta realizada por mí a un grupo de adultos:

  • M.: ser lector es ser un apasionado de vivir historias, de dejar volar la imaginación y poder ser quien lees, viajar a lugares insólitos, una forma de huir de la realidad y relajarse.
  • A.: tener en tus manos la posibilidad de entrar en otros mundos, jugar con la imaginación sobre cómo son los personajes, el ambiente, el paisaje, etc. Desconectar de todo y adentrarte en ese mundo que te permite la lectura.
  • S.: para mí ser lector es tener una inquietud. De cualquier libro aprendes, con lo cual pienso que una persona que lee es porque tiene inquietudes de cualquier tipo, lo cual es ¡fantástico!
  • T.: ser lector para mí es tener la posibilidad de viajar sin salir de casa. Recorrer lugares que nunca conoceré y que a la misma vez podría describir como si en ellos hubiese vivido miles de vidas y sentir lo que otros sienten, sufrir y reír con los personajes y sentirme una más en la historia.
  • J.: entiendo como lector a una persona que tiene como hábito la lectura tanto de relatos, aventuras, ficción, romance o acción. También pueden contemplarse biografías, historia y obras de divulgación científica, social, etc. Como hábito de lectura de al menos dos, tres o más libros al año.

El profesor A. Mendoza Fillola apunta que “un buen lector, o sea lo que se considera ‘lector competente’, se forma con muchas experiencias lectoras, de muchas y variadas lecturas realizadas con interés y motivación y desarrolladas en una progresiva construcción de la propia competencia lectora”.

Añade que un lector durante la lectura pone en marcha una serie de mecanismos en los que participan sus conocimientos gramaticales, literarios y pragmáticos. Para que la lectura sea una satisfacción personal, se tienen de dar tres condiciones: que haya una motivación (interés por el tema y conocimientos previos), que se tenga un competente dominio de estrategias lectoras, y que el texto a leer aporte los contenidos que colmen el interés del lector.

¿Qué hay que leer?

 Nos preguntamos ¿es uno menos lector si lee un relato corto colgado en un blog de internet en un momento determinado? ¿Tienen que ser lecturas literarias? ¿Es imprescindible leer a los clásicos?

Actualmente nos encontramos dos tipos de lectores: 

  • el lector tradicional: el lector de libros, un lector competente con un importante bagaje literario.
  • el lector tecnológico: aquel que lee todo a través de internet, todo tipo de materiales y que anteriormente no era lector de libros. En este apartado se encuentran principalmente los jóvenes (aunque no todos, obviamente).
Para este segundo grupo dejo aquí una reflexión de X. P. Docampo sobre la importancia de la literatura:
“De cualquier problema relacionado con la vida […] la literatura puede proporcionarnos análisis más profundos que otras formas de abordarlos […], debido a su capacidad de mostrar todos los aspectos de la cuestión, incluso los más escondidos”. 

Está bien que leamos de todo en la red, pero no dejemos de lado la literatura.
 Lee a los clásicos y los autores actuales. Elabora tu propia competencia lectora. Coge incluso un diccionario y busca palabras. 
La ignorancia es tu peor enemigo.   


viernes, 26 de junio de 2020

Entrevista: Rayuela Infancia. Mucho más que libros.


 ¡Hoy os traigo una entrevista muy especial! 

Si hay un sitio en Sevilla donde la infancia tiene su espacio ese es Rayuela. 
Lola Gallardo nos recibió en el año 2018 en su librería y nos concedió esta entrevista que ahora publicamos. 

Sois pioneros en Sevilla como librería dedicada a la literatura infantil y juvenil. ¿Cómo se os ocurrió en 1996 abrir vuestra primera librería situada en la calle Barcelona?

Creo que se nos ocurrió porque veníamos de unas profesiones muy relacionadas con la infancia y nuestra pasión era la literatura infantil, en eso habíamos coincidido Miguel y yo. 
Yo había trabajado durante mucho tiempo con la infancia, con el tema pedagógico en bastantes lugares. De hecho había participado en unos proyectos muy interesantes de programas de visitas escolares, coordinando el programa y haciendo el proyecto.
Esto nos hacía conocedores de esta etapa del desarrollo. Sabíamos también que aquí en Sevilla no había nada. Era muy aventurado y realmente hasta que no pasaron años no nos dimos cuenta de que no es que fuéramos pioneros en Sevilla, sino en el territorio nacional. Fue como tirarnos a una piscina. Yo no se lo recomendaría a nadie. Nos costó salir de ese hoyo de los comienzos. Hay que plantearse que en el 96 no existían las redes sociales, no existían programas informáticos de gestión de librerías…así que para darnos a conocer era un boca a boca muy lento en un sitio muy escondido en el que estábamos. Complejo realmente. Salimos de la historia, pero igual podríamos no haber salido. Es una realidad.

¿Qué define a Rayuela como librería especializada en literatura infantil y juvenil? ¿Qué importancia le dais a la selección del fondo?

 ¿Qué nos pensamos nosotros que somos? Esto es una historia que desde el principio hemos ido puliendo.
 Al principio más que libreros creíamos que éramos mediadores de lectura. Por lo tanto nos dedicamos a buscar dentro de la literatura infantil como una formación hacia los padres, como una selección de algo que no era demanda, con lo cual abríamos un camino.
Con el tema del álbum ilustrado, por ejemplo, en realidad nosotros tendríamos unos 20 álbumes ilustrados diferentes entonces porque no había más en el mercado, no había distribución…es una historia que para el poco tiempo que ha pasado ha cambiado y evolucionado.


¿El tema del álbum ilustrado está a día de hoy sobredimensionado?

 Totalmente. Está extendido de una manera muy grande. Creo que nosotros abrimos un camino en ese sentido. Nos creíamos mediadores de lectura, porque era lo que más nos satisfacía al embarcarnos en este proyecto.
 Nosotros teníamos nuestros trabajos, no partíamos de una situación de crisis. Sin embargo, era crear un proyecto que nos gustase y en el creyéramos. Quizás la parte pura de librero, que después nos dimos cuenta que tendríamos que haber conocido más, es casi la que nos hace desfallecer en el intento. La pura económica, era la que menos conocíamos, como negocio.
 Y es muy complejo y sigue siendo muy complejo. No es que lo diga yo, lo pueden decir todas las librerías del territorio nacional. Pero nosotros nos creíamos así y eso fue lo que nos iba motivando y lo que hemos conseguido. Creo que hemos conseguido ser una referencia porque hemos investigado en la literatura infantil y juvenil, no solo en lo que se publica, sino realmente en la historia de la literatura infantil. Hemos investigado, elaborado y leído mucho.

 Y eso es fundamental para un librero, saber y conocer su fondo…
 Eso es fundamental. Saber qué fondo quieres tener. Un librero especializado se caracteriza del resto porque tiene un fondo. Por tanto no solo se sirve de la novedad, sino que conoce lo nuevo y lo antiguo. Y tiene un fondo, una selección y una línea. Es más creo que todos los libreros especializados no deben tener ni el mismo fondo, ni la misma selección. Cuando se copia al final no funciona. Tú eres tú y la gente te diferencia. Con distinto no digo ni mejor ni peor. Quien o quienes nos intenten estandarizar, no tiene nada positivo.



 Hablando del librero como mediador de lectura. ¿Se está produciendo una desintermediación entre el librero y el lector debido a las nuevas tecnologías?

De momento no. No sé qué pasará. Es un mundo demasiado rápido el que vivimos que casi nos impide vaticinar lo que va a ocurrir. 
Los grandes grupos mediáticos vaticinaron hace mucho tiempo que todo el mundo estaría con un ebook entre las manos y no ha sido así. 
Yo no lo sé. Ahora de momento no. Yo no diría ya por el niño pequeño por el tema de la manipulación, sino el juvenil que no lee en ebook, porque no quiere. Prefieren el papel.
Lo único que tengo claro después de tantos años es que el libro físico es diferente. Nos solemos nutrir de diferentes experiencias. Los libros en papel coexistirán con otros medios.  

 Muchas librerías apuestan por redes sociales, blogs, etc. para conseguir una comunicación más directa con el lector. ¿Habéis apostado por las redes sociales?

 Sí. Totalmente. Seguiremos apostando. No hay que dejar de lado las posibilidades de las redes sociales, el comercio online. Me parece imprescindible.


¿Cuáles son las dificultades a las que se enfrenta una librería como la vuestra a nivel de piratería, caídas de compras institucionales, el exceso de oferta, la competencia con otras librerías?

 Yo creo que la competencia no la tenemos ahora con las librerías, sino con Amazon. Todos. Los libreros y los no libreros. Es un tema de comprar o no en el comercio cercano.

 Rayuela se ha convertido en un referente cultural en la ciudad de Sevilla. Cuéntame un poco sobre las actividades que habéis realizado y que realizáis para crear una comunidad alrededor del libro.

Realizamos una media de 30 a 35 actividades anuales relacionadas con la animación lectora, de muy diferente calibre: sesiones de narración, talleres de ilustración…Son innumerables desde hace casi 22 años. 
Nosotros desde el principio hacíamos actividades. Ahora puede sonar a Perogrullo, pero era algo que no existía entonces. Lo habitual eran las presentaciones para adultos.
La gente se extrañaba que se hicieran cosas para los niños. Cuando abrimos a los 3 o 4 meses ya estábamos haciéndolo.  Las actividades son un mundo. Hay desde las que hacemos puntualmente que son sesiones de narración oral o son encuentros con narradores e ilustradores, algún taller de ilustración, estas se suelen repetir. 

Después hay otros proyectos diferentes como las Noches Mágicas. Ahí creo que también hemos sido pioneros y  tiene unos resultados fantásticos a muchos niveles: por la divulgación de la literatura, por la mediación lectora, por el recuerdo que les quedará a estos niños de que han vivido algo interesante y por todo el efecto de convivencia que hace.

 Otra cosa que sigue con más vigencia es Las niñas y los niños cuentan
Darles a ellos la posibilidad de que sean importantes a través del libro. Esa situación también se genera ahí y es otra de nuestras trayectorias.

 Vamos haciendo algunos proyectos sociales como la edición de un libro. Es la segunda publicación que tenemos de carácter social. La primera fue Un cuento para el futuro, que se hizo tras los incendios y el desastre medioambiental en 2004 aquí en Andalucía. 


Después se hace El libro del mundo, que es una historia preciosa que nos regalan por los 20 años de la librería  y que convertimos en libro. Decidimos hacerlo benéfico. Los beneficios van para dos organizaciones relacionadas con la infancia y la lectura: Danza Mobile y Casa de Palabras.

 Danza mobile que es fundamentalmente arte, abrió un taller de oralidad y lectura y ese taller es el que se está beneficiando de las ventas del libro. Con Casa de Palabras son muchas cosas las que hemos hecho ya como el libro y además participar juntos en el proyecto Alicia. 

Hice un curso de voluntariado para acercar el álbum ilustrado a gente que quiera trabajar después con niños con una infancia desfavorecida (en Grecia con niños refugiados o aquí cerca). Hicimos ese minicurso y ha ido bastante bien. Yo creo que incluso lo repetiremos en sitios diferentes. 
Cada vez nos llaman de más sitios para participar en cosas que tienen que ver con mediación lectora.
El año pasado fuimos a la universidad en unas jornadas de lectura y escritura. Estamos empezando un diálogo filosófico con los niños a través del álbum que es un proyecto que quiero impulsar, que ya hemos hecho algo y vamos a hacer más en el otoño. Todo son actividades de animación lectora, y de divulgación de la literatura infantil y juvenil y del arte. 
Pero fundamentalmente hay una cosa en la que hemos creído siempre, y creo que tú lo sabes, que es la labor más importante de mediación, aunque no sea la labor que sale en los medios, o que no es la labor de imagen que se empuja hacia fuera, pero que personalmente creo que es lo más importante, para el niño que viene. Ese hilo es uno de los más importantes de la mediación.


Vosotros formáis parte del Club Kirico ¿Qué importancia le dais al asociacionismo?

Hasta ahora muy poca. Pero nos han pedido desde hace dos o tres años que participemos y no hemos participado. Vamos a participar este año más en la dirección del Club Kirico. Se le quiere dar una línea nueva de acción y llevan tiempo detrás nuestra y siempre hemos dicho que no por falta de tiempo.
 Nos parece interesante el asociacionismo, pero no tenemos tiempo para tanto.



 En 2017 os dieron el Sello Librerías de Calidad. ¿Qué ha supuesto para vosotros?

 Yo creo que es muy interesante. Aunque yo no me voy a creer que soy una librería de calidad porque me den un sello, pero sí es verdad que se necesita refrendar desde el exterior la labor que haces. Eso nos va a venir bien y es muy positivo. 
Hasta 60 parámetros te analizan. Por ejemplo, que eres una librería que mueve libros. Que no tienes unos libros de adorno. Y que los vendes y mueves tu fondo. Tener variedad, etc.

¿Cuál es vuestro punto de vista sobre el futuro de las librerías infantiles y juveniles?

 Yo no sé qué futuro tendrán. Creo con sinceridad que todo lo que está relacionado con la literatura infantil y juvenil, las librerías también, necesitamos mayor conocimiento, mayor información, y mejores líneas de calidad, que no de cantidad. Eso es lo que yo creo. 
Creo que la literatura infantil no es más que literatura, con todos sus géneros: su poesía, su teatro, su conocimiento, etc. Y que realmente sigue siendo a día de hoy la gran desconocida, por más que todo haya cambiado mucho.



Todavía se sigue discutiendo si la literatura infantil es un género o no.

Claro. Es que no es un género, es literatura. Literatura que puede ser para una etapa concreta del desarrollo. Ese es un tema complejo. Pienso que es la gran desconocida y ahí tenemos mucho trabajo que hacer.
 ¿Qué seremos en el futuro? Pues depende de lo que pensemos que podemos aportar.
 ¿Qué podemos aportar a las ciudades? Yo personalmente creo en la librería especializada, todavía más especializada de lo que yo ya soy. Creo que el futuro está ahí. Porque  podemos aportar conocimiento. Yo no podría tener una librería general porque no abarcaría tanto conocimiento. Nosotros no podemos aportar lo que aportan los gigantes. Entonces lo que nos queda es eso, jugar con tu conocimiento.

 Creo que las librerías deberíamos ser más especializadas cada vez. 
 Si alguien se pudiese especializar solo en juvenil o solo en infantil, estaría todavía muchísimo mejor. Creo que tenemos futuro, pero siempre y cuando las administraciones entiendan que estamos cumpliendo una función casi pública, aunque somos una entidad privada, de difusión de la cultura y de mediación lectora. Y nos tienen que ayudar a seguir aquí. 
Y no solo me refiero económicamente. Hay muchas formas de apoyar.


Todolij:
"Durante varios años tuve la suerte de trabajar en Rayuela. En las dos Rayuelas, Plaza Nueva y Plaza de la Encarnación. Y a día de hoy puedo asegurar que es una de las mejores experiencias que he vivido. 
Allí empecé a amar la Literatura Infantil y Juvenil. Aprendí el oficio del verdadero librero, el que busca entre las estanterías ese tesoro oculto para ofrecerlo al lector. 
Solo tengo palabras de agradecimiento para Lola y Miguel. Y grandes recuerdos con el resto del equipo rayuelero de entonces: Laura, Miguel, Vanessa, Gema, Luis y Auxi".


miércoles, 17 de junio de 2020

Rincón de los recuerdos: Taller de poesía infantil.


Se me ha ocurrido dedicar un pequeño rincón del blog para recordar momentos estupendos vividos hace algunos años. Espero que os guste.

En el año 2010 tuve la oportunidad de realizar un proyecto junto con la Fundación Ecoem y la Biblioteca Pública Infanta Elena.
Fueron dos talleres de poesía con niños de la barriada sevillana de las Tres Mil Viviendas. Lo recuerdo con mucho cariño porque ellos disfrutaron con las actividades que hicimos y con la visita a la biblioteca. Y además aunque no me conocían de nada, al finalizar me abrazaban y me llamaban “Seño”.





Al preparar los talleres pensé que sería más interesante que los niños conocieran la obra de autores sevillanos, así que seleccioné a Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Antonia Díaz Fernández ¡casi nada!
En el primer taller aprendimos cosas sobre Antonio Machado. Leímos una poesía y ellos la interpretaron a través de sus dibujos ¡y quedaron muy bonitos!

La plaza tiene una torre,
la torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.

Ha pasado un caballero
–¡quién sabe por qué pasó!–
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama,
su dama y su blanca flor.




Conocimos los Proverbios y cantares, el refranero popular, creamos juntos poemas con recortes de periódicos, se hizo un ejercicio de dramatización, buscamos recursos poéticos… ¡Aún no sé cómo nos dio tiempo a tanto!

En el segundo día conocimos la obra de Gustavo Adolfo Bécquer y Antonia Díaz Fernández (ambos autores del siglo XIX). Se les comentó que durante esa época ocurrió un movimiento cultural llamado Romanticismo que influyó a los dos poetas y que algunos de los temas característicos fueron el amor, la libertad, la rebeldía, el desengaño, la muerte, la mujer, los fantasmas, las ruinas, los piratas y los bandoleros.




Las actividades fueron desde caligramas, el juego del teléfono (pero utilizando un poema de Bécquer ¡imaginaos!), crear sus propios poemas, dibujar mandalas usando platos de plástico como moldes..

Pero no os preocupéis que hicimos descansos para desayunar (la Fundación llevó de todo y nos lo comimos en un patio interior de la biblioteca).





También tuvieron tiempo de elegir libros y dedicar un rato a disfrutar con ellos.
La vuelta a casa la hicimos en un bus que la fundación había concertado para su traslado.
 La despedida fue triste. Ellos se fueron con un libro de regalo y yo con todo el cariño que me dieron en esos días.



viernes, 5 de junio de 2020

Entrevista: El Molino de Cienta. Literatura infantil en Sevilla Este


En el año 2011 abre en la barriada de Sevilla Este una nueva librería infantil: el Molino de Cienta. Nueve años después y tras pasar el duro trance de la pandemia, abre sus puertas de nuevo a los pequeños lectores de la ciudad.




 Entrevistamos a Arnoldo, su propietario, que nos cuenta cómo surgió este proyecto.

¿Cómo surgió la idea de abrir una librería infantil y juvenil?

En abril de 2011. Yo soy arquitecto y mi mujer es farmacéutica. Yo estaba pasando una mala racha laboral y ella se quedó sin trabajo. Charlando con mi cuñado, hablando de Rayuela Infancia, pensamos que sería interesante. Yo era bastante fan del juego educativo y de la literatura empezaba a hacerme bastante fan. Surgió de la casualidad, no puedo decir que era el sueño de mi vida. Nunca lo hubiera pensado. Mis amigos se ríen de mí: “A mí me dicen hace 15 años que tú ibas a montar una librería y vamos imposible”. Surgió así y estamos contentos.
 
¿Qué os define como librería especializada en literatura infantil y juvenil? ¿Qué tipo de libros y juegos tenéis?

Bueno, abarcamos desde libros de baño y tela, de los más básicos para bebés, hasta la literatura de adultos de la cual tenemos una pequeña selección de best sellers, novedades y cosas así. Sin ningún tipo de pretensión más. Somos muy potentes en el álbum ilustrado, de infantil y de adultos que también los compran. Trabajamos la franja de primeros lectores, de los primeros cursos de primaria. Hemos intentado abarcar prácticamente hasta el juvenil. Pero es verdad que el juvenil es complicadísimo y hay muchísimas novedades. La gente de juvenil es muy especial y cuando un chaval de 16 años de esta zona entra y ve cosas infantiles no se ve identificado, no le representa. Nuestro fuerte es desde los 2 años hasta los 10.
También el juego educativo. Empezamos teniendo bastantes juegos de madera, juego más tradicional y vimos que en esta zona tenía mejor salida el juego divertido, rápido, juego de cartas, con precios adecuados a los regalos de cumpleaños. Nos hemos especializado bastante en ello y los vamos ampliando. Traemos juegos de mesa de adultos. Nos estamos centrando más en el juego. De juguetes tenemos poco.

 ¿Qué importancia le dais al fondo que existe en vuestra librería? ¿Vosotros lo seleccionáis o las editoriales os traen las novedades y os las quedáis?

 Hay un poco de todo. Las novedades es una lucha constante con las distribuidoras y las editoriales. Hay veces que consigues que se ajusten a tu medida y elegimos minuciosamente. Hay veces que se te pasan cosas, que lo ves en el catálogo y dices “Madre mía como he podido pillar esto”. También vamos un poco por instinto. Nos dejamos aconsejar por distribuidoras, comerciales y demás, pero lo que no nos gusta o vemos que no tiene salida (aunque nos guste), tenemos que devolverlo. En el fondo siempre están los básicos que toda librería infantil debe tener, pero siempre con el tema de que se agotan, se vuelven a reeditar en un ciclo continuo. La librería infantil yo creo que no es tanto una librería de novedades, sino que tiene bastante fondo y un poco menos de novedades. Aunque en este último año sí han salido novedades bastante interesantes, sobre todo de álbum ilustrado.



 ¿Qué piensas que ofrece la lectura al niño y al adolescente?

 Principalmente educación. Un niño que desde bebé está en contacto con los libros suele ser un niño que lee de mayor. Tiene más herramientas para formarse una educación él solo. Está la educación de los padres, del colegio… pero la lectura te da una educación más personal. Aparte de todas las ventajas que tiene leer como saber expresarte, para valerte en la vida. Que cojan un libro en papel, que sepan ordenarlo, etc. No veo inconveniente en que los niños lean (tuve una conversación en torno a las nuevas tecnologías y alguien discutía si era bueno que los niños leyesen tanto).

 La importancia del librero como mediador de lectura. ¿Crees que se está produciendo una desintermediación precisamente debido a las nuevas tecnologías?

 Nosotros no lo hemos notado tanto, porque al ser una librería tan especializada viene gente muy perdida. Y nuestro caso en particular, que los dueños somos los que estamos aquí todos los días hay un contacto diario. Aprenden los clientes y aprendemos nosotros. Aquí ha venido mucha gente diciendo este libro es fundamental por esto y aquello. Y yo no lo tenía, ni conocía. Yo creo que los barrios necesitan tener una librería de este tipo ya sea infantil o generalista, en el que el trato sea muy cercano.

Hemos vivido una década de crisis económica y cultural que ha hecho que nuevas librerías apuesten por nuevos elementos como las redes sociales, los blogs, para intentar comunicarse de forma más directa con los lectores. ¿Vosotros estáis presentes en las redes sociales?    

 Sí, bueno, yo tuve un blog que lo fui abandonando poco a poco. Lo cogí con mucha ilusión, pero luego por la falta de tiempo, que para nosotros es una buena señal, al querer llevarlo todo nosotros, es verdad que lo tenemos un poquito más descuidado. El Facebook lo usamos para avisar de los cuentacuentos o si hay alguna reedición de un libro, un nuevo juego que ha entrado y que la gente está esperando, alguna novedad y cosas así. Es verdad que tendría que tenerlo un poco mejor y al día. Bueno todo se andará. Creo que es importante, pero sin volvernos locos. Las librerías funcionan sin redes sociales. En su justa medida.

 ¿Qué tipo de actividades realizáis para acercar la lectura a los niños?

Sobre todo cuentacuentos. Hemos visto que es lo que más funciona. Hicimos algún experimento con juegos de mesa y presentaciones, pero no funcionó muy bien. Los cuentacuentos los hacemos entre semana. Al ser un barrio aquí hay vida por la tarde. Contamos con los mejores cuentacuentos de Sevilla, que han venido casi todos. Y de otras partes de España e incluso del extranjero. Hemos participado también como patrocinadores del Festival Intercultural de Narración Oral (FINOS), ahora estamos también con las Librerías contadas que es una relación entre editorial, librería y cuentacuentos, siendo el último el que lo coordina todo y el coste lo llevan a medias entre la librería y la editorial. Cuando hemos hecho presentaciones hemos vendido muy poco, salvo que venga la familia y amigos del autor. Yo no sé qué pasa en otras librerías, pero aquí se vende bastante poco.



¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta una librería como la vuestra?
(piratería, libros electrónicos, caídas de compras institucionales, exceso de oferta o competencia con otras librerías).

Pues un poco de todo. Aunque yo creo que lo primero es vernos a nosotros mismos. Sí tú crees en tu producto y en lo que haces yo considero que tampoco hay que mirar tanto ahí. Yo tengo compañeros que están muy obsesionados con Amazon, que si otros ponen algún producto más barato… yo miro lo que hay en el mercado, pero no me obsesiono. El libro tiene su precio estipulado y en los juegos tenemos los precios que creemos que debemos tener. En cuanto a la competencia puedes ver a gente que mira e intenta averiguar, pero en un barrio no hay tanto sitio para todos como en el centro histórico. Por otro lado la tecnología a nosotros creo que no nos va a tocar en 5 o 10 años porque la gente es reticente a darle una pantalla a un niño pequeño, además les evoca recuerdos del pasado. De momento el tema de los libros electrónicos no me preocupa.

 ¿El futuro de las librerías es un reto?

 El futuro de las librerías es una incógnita. No sé si los nacidos a partir de los años 90 tendrán ese recuerdo de sus libros o de una maquinita en las manos. Es un reto. Aunque mucha gente demanda librerías de este tipo cerca de sus casas. 

                                                                 ***

No os olvidéis que vuestras librerías especializadas os están esperando en  vuestros barrios.





miércoles, 27 de mayo de 2020


Seguimos con nuestra ronda de entrevistas a libreros especializados en Literatura Infantil.

Hoy vamos hasta la librería El Oso y su libro en la barriada de Los Bermejales. Agradecemos a su propietario Joaquín la amabilidad con que nos atendió.

¿Cómo surgió la idea de abrir una librería infantil y juvenil?
 Pues la idea vino después de un tiempo en paro. Yo no venía de este sector ni tenía ningún contacto. Me gustaban los libros. Conociendo el barrio que carecía de una librería como esta, me empecé a formar antes de abrir la librería. Y abrí en el año 2012.

 ¿Qué os define como librería especializada en Literatura Infantil y Juvenil?
 Últimamente para tener una especialización debes tener un porcentaje dedicado a una misma temática. Y creo que es un 70% y eso creo que lo cumplo.

¿Abriste solo con literatura infantil?
 En un principio solo infantil, pero vi que había carencias en la zona de literatura de adultos, así que tengo una zona pequeña con selección de novedades y clásicos.



¿Qué importancia le das a seleccionar el fondo que tienes en la librería?
A tí te llega todo si quieres. Tienes más que seleccionar lo que no quieres que te manden, que lo que sí. Después viendo lo que te llega, decides lo que te quieres quedar como fondo estable y  lo que se vende. Aun así es difícil estar contento al 100% con el fondo que tienes.

¿Qué piensas que le ofrece la lectura a un niño o a un adolescente?
 Yo trabajo con colegios y siempre intento que lean porque es divertido. Es bueno para la comprensión lectora, etc. Pero yo les transmito por qué leo: porque me divierte. Además ahora hay libros de juegos y hay libros del tema que les guste.
Siempre ha habido libros, pero ahora hay mucha variedad. No leer por obligación. Eso no facilita que se creen nuevos lectores.

 ¿Crees que se está produciendo una desintermediación entre el librero y el lector por las nuevas tecnologías?
 Yo pienso que no. Yo soy optimista. Al contrario, ahora viene mucho público que entiende de libros a través de las redes sociales. Y no solo vienen a buscar algo. Tú como librero le enseñas otras cosas que no tienen, no conocen. Tienen ganas de charlar sobre libros. Tú te retroalimentas de lo que te dicen los clientes. No te lo puedes leer todo. De adultos es imposible estar al día de todo.



¿Tenéis alguna red social para contactar con vuestros clientes?
 Facebook, Twitter, Instagram y tenemos un blog dentro de la página web. Somos activos más o menos en todo. Durante un tiempo lo tocábamos menos, pero ahora sí me he dado cuenta que es un trabajo que hay que mantener. A nosotros nos lo lleva otra persona.

¿Hacéis actividades?
 Sí. De cuentacuentos tenemos como una programación periódica. Intentamos que haya 2 cuentacuentos al mes, menos en verano. Aparte hacemos presentaciones de libros, firmas y talleres que funcionan muy bien. Todo se hace en la librería. Luego tenemos actividades fuera de la librería. Damos charlas en colegios, ferias del libro, charlas con autores, Feria del libro de Sevilla.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta una librería como esta?
 En este barrio no hay más librerías como esta. No nos hacemos competencia con otras librerías pequeñas, al revés, nos retroalimentamos unas de otras. El ebook fue un boom. Amazon vende más libros en papel que ebooks. Yo creo que puede llegar incluso a desaparecer. Amazon sí es una competencia para todos los negocios.

 El futuro de las librerías infantiles ¿es un reto?

 Creo que hay un boom de librerías infantiles. Creo que el sector editorial se está manteniendo gracias a los libros infantiles. Yo soy optimista. Llevo ya para 7 años. Cada año supero al anterior en ventas. Es un trabajo duro, pero bonito.

http://www.elosoysulibro.com/

¡No olvidéis comprar en la librería de vuestro barrio!


sábado, 9 de mayo de 2020

DOS HISTORIAS EN TIEMPOS DE GUERRA (la Segunda Guerra Mundial desde los ojos de los niños)



“Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar un momento antes de empezar a mejorar el mundo” (Ana Frank)

La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos bélicos más importantes ocurridos en la historia de la humanidad. Los niños en todas las guerras son los más afectados porque sus vidas cambian radicalmente (niños soldados, encarcelados, desplazados, huérfanos…).


Por ello con motivo del 75 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial este 8 de mayo de 2020, he pensado en reseñaros dos libros para niños entre 10 y 14 años ambientados en ese periodo histórico. 





En algún lugar todavía brilla el sol de Michael Gruenbaum (Edelvives). De 12 a 14 años.

En 1941 los nazis invaden Praga. Allí una familia judía es deportada a Tezerín un pueblo situado a 61 kilómetros al noroeste de Praga conocido por su campo de concentración, el Campo de Concentración de Theresienstadt. La obra está escrita en primera persona y narra la historia de Misha, un niño que protesta al principio por su creciente conciencia de la injusticia: "Cada día es una nueva y estúpida regla y peor comida y nada de fútbol". Al ver al ejército alemán entrar en Praga, siente más curiosidad que temor hasta que ve a una pareja saltar a su muerte cogidos de la mano. Siguen las miserias: el gueto, las estrellas amarillas, el asesinato de su padre, el creciente peligro, el hambre y la humillación. Su vida se convierte en un ejemplo inspirador de la resistencia humana.





Adam y Thomas  de Aharon Appelfeld (SM). De 10 a 12 años.


 La historia de dos niños judíos de nueve años que sobreviven a la Segunda Guerra Mundial viviendo en el bosque, solos y visitados solo furtivamente cada pocos días por Mina, una niña que ha encontrado refugio al vivir con una familia campesina. Ella hace viajes secretos y trae a los niños paquetes de comida bajo su propio riesgo. Los ecos de la guerra se sienten en el bosque. Los niños se encuentran con fugitivos que huyen por sus vidas y tratan de ayudarlos. Apenas sobreviven al clima más duro del invierno, pero cuando las cosas parecen estar peor, sucede un milagro. Una historia de amistad, valor y trabajo en equipo.

Que las lecturas os acompañen...siempre.


jueves, 23 de abril de 2020

DÍA DEL LIBRO (II): GIORNATA MONDIALE DEL LIBRO/JOURNÉE MONDIALE DU LIVRE



Il 23 aprile si festeggia la Giornata Mondiale del Libro.
Si tratta di un’iniziativa promossa dall’Unesco e che ha la sua origine più diretta nella festa di Sant Jordi (San Giorgio), che si celebra in Catalogna proprio in questa data.
Secondo la prima, la tradizione vuole che quando San Giorgio uccise il drago per salvare una principessa, dal sangue della bestia nacque un rosaio.
Per questo il 23 aprile, anniversario della morte di San Giorgio, gli uomini regalano una rosa alla propria donna.
Il 23 aprile è stato scelto anche come giornata dedicata ai libri in quanto si ritiene che in questo giorno del 1616 siano morti tre importantissimi autori: Cervantes, Shakespeare e Garcilaso de la Vega.
Dal 2001 l’Unesco designa una città come capitale mondiale del libro, dove si organizzano molte iniziative culturali legate al mondo dei libri e dell’editoria.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
La Journée mondiale du livre est célébrée le 23 avril.
Il s'agit d'une initiative promue par l'UNESCO et qui a son origine la plus directe dans le festival Sant Jordi (San Giorgio), qui est célébré en Catalogne à cette date.
Selon le premier, la tradition dit que lorsque Saint George a tué le dragon pour sauver une princesse, un rosier est né du sang de la bête.
Pour cette raison, le 23 avril, anniversaire de la mort de San Giorgio, les hommes donnent une rose à leur femme.
Le 23 avril a également été choisi comme journée consacrée aux livres, car on pense que trois auteurs très importants sont morts ce jour-là en 1616: Cervantes, Shakespeare et Garcilaso de la Vega.
Depuis 2001, l'UNESCO a désigné une ville comme capitale mondiale du livre, où de nombreuses initiatives culturelles liées au monde du livre et des publications sont organisées.
--------------------------------------------------------------------------------------------------

El Día Mundial del Libro se celebra el 23 de abril.
Esta es una iniciativa promovida por la UNESCO y que tiene su origen más directo en la fiesta de Sant Jordi (San Giorgio), que se celebra en Cataluña en esta fecha.
Según el primero, la tradición dice que cuando San Jorge mató al dragón para salvar a una princesa, nació un rosal de la sangre de la bestia.
Por este motivo, el 23 de abril, aniversario de la muerte de San Giorgio, los hombres regalan una rosa a su mujer.
El 23 de abril también fue elegido como un día dedicado a los libros, ya que se cree que tres autores muy importantes murieron en este día de 1616: Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega.
Desde 2001, la UNESCO ha designado a una ciudad como la capital mundial de los libros, donde se organizan muchas iniciativas culturales relacionadas con el mundo de los libros y las publicaciones.

En este día tan especial contamos con la recomendación de varios chicos y chicas que desde Niza (Francia), Monte Urano (Italia) y Osimo (Italia) nos mandan sus recomendaciones de lecturas preferidas.


“Últimamente he leído un libro que me ha gustado mucho. El título es La bambinaia francese de Bianca Pitzorno. Este cuento me ha gustado porque la trama es intrigante y sobre todo apasionante”



Valeria (11 años) desde Monte Urano (Italia) recomienda La bambinaia francese de Bianca Pitzorno




“El libro va de un adolescente que quiere ser perfumista, crear sus propios perfumes y que tiene un olfato muy desarrollado comparado con el resto de la población. Me ha gustado cómo está escrito el libro porque vemos cómo evoluciona el protagonista a lo largo de su vida. También vemos las relaciones que tiene con los demás, sus problemas y cómo alcanza su objetivo: crear sus propios perfumes”

Andrea (15 años) desde Niza (Francia) recomienda El perfume de Patrick Süskind 



La posadera (La Locandiera) es una obra publicada por el escritor Carlo Goldoni en 1753. Es una obra teatral aunque tiene versiones literarias. Habla sobre una mujer llamada Mirandolina que hereda una posada. Varios huéspedes intentarán cortejarla así como ella intentará seducir a otros. Un clásico atemporal, cómico e irónico sobre las relaciones entre hombres y mujeres”

Marcos (21 años) desde Osimo (Italia) nos recomienda La posadera (La Locandiera) de Carlo Goldoni



Blanca como la leche, roja como la sangre (Bianca come il latte, rossa come il sangue) es una novela romántica/dramática de Alessandro D´Avenia publicada en 2010. Cuenta en primera persona la historia de Leonardo, un chico de 16 años amante del fútbol, las motos y de Beatris, aunque nunca le ha hablado. El chico la ve todas las mañanas en la parada del autobús. Ella es hermosa, tiene unos grandes ojos verdes y una hermosa cabellera roja como el fuego. Después de dos días sin verla en la parada del autobús, Leo comienza a preocuparse y gracias a una amiga, Silvia, descubre que Beatris tiene leucemia. Después de haberlo descubierto, Leo toma valor para acercarse a la chica y ayudarla en ese momento tan difícil que está viviendo. La novela está inspirada en hechos reales de una chica que murió a causa de la leucemia en la escuela donde el autor enseñaba”
Micaela (16 años) desde Osimo (Italia) nos recomienda Blanca como la leche, roja como la sangre de Alessandro D´Avenia

Gracias Micaela y Marcos


¡Muchísimas gracias a todos por vuestras recomendaciones!
¡Feliz día del libro!